Design Thinking aplicado en la innovación y la tecnología

En la actualidad dentro del ambiente empresarial existe una búsqueda generalizada de “innovación”, pero sobre todo se busca un enfoque creativo para darle una nueva cara a todas las áreas dentro de la misma.

A lo largo de los años, se ha estudiado la cuestión de lo que hace que algunas empresas y las personas que colaboran dentro de ella sean más o menos creativas que otras. La idea de la innovación dentro de los negocios es una especie de término que engloba diferentes áreas y procesos utilizados para que una empresa logre sus objetivos de la mejor forma y tiempo. Pero la realidad de la innovación y la creatividad es mucho más complicada que simplemente la voluntad de ser más creativos.

Design Thinking - Innovacion

Sin embargo, debemos tener claro que el término CREATIVIDAD no solo lo limitamos a la parte gráfica de la empresa, es decir, los integrantes creativos dentro de la empresa no sólo se limitan o se limitarán al área de diseño gráfico o mercadotecnia. Sino también se localizarán en otras áreas administrativas como pueden ser los Project manager o personal de Finanzas y una parte importante, el área de tecnología que si bien en diferentes ocasiones no se les considera creativos, si tienen una gran aportación para este concepto de creatividad del que hablamos.

La creatividad hoy en día va muy de la mano con lo tecnológico y es aquí en donde vemos la unión entre la creatividad y el aprovechar los beneficios tecnológicos que en la actualidad tenemos disponibles.

¿Qué es el pensamiento de diseño?

Design thinking

Para ayudar a entender mejor de dónde proviene la creatividad y más importante aún, si se puede enseñar, existe una metodología llamada “Design Thinking”, el cual es un concepto que brinda la oportunidad de aprender el concepto del “pensamiento de diseño”, como su nombre lo dice, pero de una forma más orientada y centrada en el ser humano y basado en prototipos para la innovación, que se puede aplicar al diseño de productos, servicios y negocios.

Con esto queremos definir al Design Thinking como el pensamiento de diseño que se basa en la lógica, la imaginación, la intuición y el razonamiento sistémico, para explorar las posibilidades de lo que podría ser y para crear los resultados deseados que beneficien al usuario final (el cliente).

De igual forma el Design Thinking nos será de gran ayuda para comprender y perseguir la innovación de formas que contribuyan al crecimiento orgánico y aporten un valor real, tanto a la empresa, a los participantes dentro y fuera de la empresa, pero sobre todo al cliente, quien es el actor principal en muchas de las tomas de decisiones.

El ciclo de Design Thinking implica la observación, para descubrir necesidades insatisfechas dentro del contexto y de las restricciones de una situación particular, enmarcando la oportunidad y el alcance de la innovación, generando ideas creativas, probando y definiendo la mejor solución.

“El diseño es la acción de traer algo nuevo y deseado a la existencia -una postura proactiva que resuelve o disuelve situaciones problemáticas por diseño. Es un conjunto de conocimientos de rutina, adaptación y diseño que se aplican a situaciones dinámicas complejas “.

Harold Nelson, el camino del diseño

“La mayoría de la gente comete el error de pensar que el diseño es lo que parece. La gente piensa que es esta chapa – que los diseñadores son entregados a esta caja y dijo, “Hacer que se vea bien!” Eso no es lo que pensamos que el diseño es. No es sólo lo que parece y se siente. El diseño es cómo funciona. “

Trabajos de Steve

Gracias a este par de enfoques podemos tener un mejor contexto en cuanto a lo que nos referimos con Design Thinking, ya que nos permite decir que el diseño no es solo crear un atractivo visual, sino que implica el mejoramiento total en procesos tecnológicos y de negocios, ya que es la búsqueda de darle solución a situaciones que pongan en peligro a nuestra organización o empresa.

Como dato histórico, haremos referencia a que el Design Thinking se empezó a desarrollar de forma teórica en la Universidad de Stanford en California (EEUU) a partir de los años 70, y su primera aplicabilidad con fines lucrativos como “Design Thinking” la llevó a cabo la consultoría de diseño IDEO, siendo hoy en día su principal precursora.

¿Cómo desarrollar capacidades de pensamiento de diseño en nuestra organización?

Como lo mencionamos desde un principio, no tienes que ser un diseñador para tener este tipo de pensamiento. Si bien aprender a ser un buen diseñador lleva años, puedes aprender y diseñar la forma en que se conduce, gestiona, crea e innova. El diseño comienza con el establecimiento de una intención estratégica. Si estás trazando una estrategia, estás diseñando.

Las fases del proceso se pueden describir de la siguiente manera:

  • EMPATIZAR / Comprender al otro. Se pretende descubrir las necesidades y los elementos que son más importantes para la persona para la que se diseña. Es muy importante llegar a comprender a la otra persona, ya sea a través de la observación o participando de forma activa.
  • DEFINIR el reto o el problema. Se busca clarificar y concretar el problema que vamos a abordar de manera que sea significativo y podamos diseñar soluciones viables. La definición del problema es fundamental para que el proceso de diseño tenga éxito.
  • IDEAR posibles soluciones. Consiste en generar ideas, desde las más atrevidas a las más modestas, de modo que podamos generar soluciones innovadoras y eficaces.
  • PROTOTIPAR modelos tangibles con las soluciones. Se diseña una solución y se lleva a cabo de manera tangible. No se trata de presentar la idea del proyecto de forma oral, sino con un artefacto, digital o físico, dependiendo el tipo de propuesta que se formule. Prototipar nos ayuda a pensar como creadores y a comunicar con nuestro cliente o usuario. Además en un método más barato para optimizar un producto o un proceso a través de aproximaciones progresivas a una solución satisfactoria, mediante un procedimiento de fallo y error. Recomendamos la lectura de este artículo sobre la cultura del prototipado.
  • EVALUAR los prototipos. Como apuntábamos anteriormente, la evaluación no tiene como resultado una calificación, sino un aprendizaje. Se trata de mostrar y confrontar con el usuario para aprender de él y generar un prototipo cada vez mejor.

Gráfica de Design Thinking

Así que el Design thinking busca principalmente un enfoque que le dé una mayor relevancia a la experiencia que se le ofrezca a los clientes, para posicionar a nuestra empresa como la mejor solución ante las necesidades de los consumidores, que se encuentran buscando en todo momento satisfacer sus necesidades, ya sea de un producto o servicio.

Contextualizando más el Design Thinking, tenemos que pensar que el uso de tecnología y de la innovación tecnológica toma mayor relevancia, ya que las generaciones actuales y las que surgirán en un futuro a corto plazo, buscarán la mejor solución para sus necesidades a través mayormente del uso de dispositivos tecnológicos, los que consideran la mejor opción como herramientas de búsqueda, y no dudan en usar sus smartphones o tablets como una extensión de sus cuerpo.

 


En Brok3r puedes obtener la ayuda que necesitas para lograr una Transformación Digital exitosa, contamos con profesionales experimentados en el área de Consultoría, Desarrollo de aplicaciones web y Business Intelligence (Inteligencia de Negocios).

Además de ofrecerte otros servicios para darte una propuesta integral, en donde te damos la mejor solución en Marketing Digital, Diseño Gráfico  y Redes Sociales.

¡Empieza la transformación de tu negocio! CONTACTANOS!

Cuando leí esto en #Brok3r, quise compartírtelo

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *